Alexa
Gana Gana
Torreon

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 19.Octubre.2020
Inacar
50 años
  |   18.Septiembre.2020   |   Por:  
Alejandra Guerrero

Esto seguirá funcionando así…

Crédito: 
Javier Pérez / Ecos del Combeima
Es indignante que bajo esta premisa justifiquemos todo tipo de injusticias y atropellos, empezando por algo tan esencial para la productividad económica como los servicios y la infraestructura pública de la ciudad. Por: Alejandra Guerrero Fajardo.

La frase más difícil de superar como sociedad es “esto siempre ha funcionado así”, esto es una sentencia a la mediocridad, al estancamiento de la productividad y a un pobre desempeño económico. Más que una frase se convierte en una excusa para justificar los liderazgos pobres y la pasividad hacia actos de corrupción e injusticia. Nuestra región se caracteriza por esta pasividad que nos impide avanzar, cada vez que llegan ideas, lideres, soluciones que pueden generar crecimiento económico la respuesta es “esto siempre ha funcionado así” y es el fin de cualquier discusión productiva. 

Es indignante que bajo esta premisa justifiquemos todo tipo de injusticias y atropellos, empezando por algo tan esencial para la productividad económica como los servicios y la infraestructura pública de la ciudad. La ciudad tiene a diario apagones o intermitencias del servicio de luz, situación que genera pérdidas de millones de pesos. Es desesperante para los estudiantes que están en clases virtuales, para las personas que están en teletrabajo, para las empresas que ven sus sistemas reiniciados por las intermitencias y fluctuaciones. Pero la empresa que presta este servicio, que además es privada, realiza donaciones que hacen que toda queja o reclamo desaparezca. La respuesta se centra en que están tratando de mejorar el servicio y que es algo que siempre ha funcionado así entonces pues que es lo mismo con un nombre diferente. Mientras tanto los cobros rayan en la usura, sin distinción de estrato. 

Lo mismo sucede con el servicio del agua, una ciudad con tanta riqueza hídrica pero que no ha podido organizar y construir una infraestructura eficiente para abastecer a su población. Aquí llueve y la ciudad entera se inunda debido al paupérrimo servicio de alcantarillado, pero el servicio de agua potable desaparece. 

Ni hablar del mantenimiento de la infraestructura pública, dónde esta el presupuesto anual de mantenimiento, dónde se invierte y por qué la ciudad esta tan deteriorada. Un ejemplo sencillo, hay accidentes diarios por falta de mantenimiento de los semáforos. ¿Cómo es posible que no se cambien los bombillos de luz? Llegar a Ibagué es casi un acto de azar, no hay señalización de tránsito, pero tal vez esto es mucho pedir, si no tenemos las vías demarcadas para que vamos a tener señalización de tránsito, como si Ibagué tuviera una sola avenida. Señores gobernantes la ciudad creció y por lo tanto necesita un mantenimiento acorde, constantes estudios de optimización de rutas mientras que construimos las que necesitamos. 

Todo esto va acorde a un plan de gobierno y al buen ejercicio del mismo, las grandes obras necesitan instituciones eficientes que cumplan con su labor y aseguren la eficiencia de la ciudad. La administración actual tiene planes interesantes, pero toda inversión y productividad va ligada a la eficacia de sus organismos. El buen gobierno se demuestra en indicadores como la seguridad, tiempo de trámites, seguridad de la inversión, desempleo, pobreza… entre otros. Todos los indicadores han empeorado durante el último año, no podemos excusarnos solamente en la pandemia, la verdad es que es nuestra mediocridad y excusas nos ha dejado donde estamos. ¿Hasta cuándo vamos a dejar que esto siga funcionando así?.