|   07.Diciembre.2021   |   Por:  
Ecos del Combeima

Familias que viven a orillas de la quebrada Hato de la Virgen denuncian que se encuentran en riesgo

Crédito: 
Ecos del Combeima
Velotax
La comunidad quiere prevenir que se repita la tragedia que se presentó en el 2014 cuando un vendaval provocó la caída de un árbol y terminó arrebatándole la vida a dos niños.

Muy preocupados se encuentran las familias de las cuatro viviendas ubicadas a las orillas de la quebrada Hato de la Virgen, en el barrio El Tunal, ubicado en la comuna 9, por la situación de riesgo a la que se encuentran expuestas por las fuertes lluvias que se han presentado en las últimas semanas y que ha provocado algunas inundaciones.

La situación que fue expuesta por parte de Paola Suárez, quien vive en el sector con otros cuatro familiares, entre ellos una niño menor de cinco años y un adulto de la tercera edad, manifestó que desde hace más de cinco años está a la espera del programa de reubicación que se les prometió a ellos y a otras tres familias que viven a las orillas de la quebrada. Entre los hechos que aqueja a las personas está el hecho que siempre que llueve la zona de cocina, baño, patio y una habitación terminan totalmente inundadas amenazando con afectar algunos enseres y electrodomésticos.

Otras de las situaciones que tiene en riesgo a estas personas es la inestabilidad del terreno en donde están ubicadas las viviendas pues hace unos meses una considerable parte de una vivienda terminó colapsando, llevándose a su paso algunos elementos de una pareja de esposos de la tercera edad que ha intentado recuperarse gracias a la ayuda de los vecinos.

Definitivamente la temporada de lluvias es la mayor preocupación entre los ciudadanos pues producto de los fuertes eventos se ha registrado el colapso de algunos arboles de grandes proporciones que de momento no ha generado afectaciones, sin embargo, la comunidad es enfática en resaltar que es necesario que las autoridades hagan presencia en el lugar para evaluar la situación y así prevenir que se pueda repetir una tragedia como la que ocurrió en el 2014, en el barrio el Tunal, cuando un vendaval provocó la caída de un árbol que terminó por cobrar la vida de dos niños.