|   23.Febrero.2019   |   Por:  
Gerardo Gómez

Pescadores artesanales de Honda afirman que La Subienda se está acabando

Crédito: 
Gerardo Gómez
Velotax
Denuncian que esto se debe a grandes pescas aguas abajo en el  río Magdalena.

Con el correr de los años, las tallas y la cantidad de los peces que llegaban por ésta época, se han reducido de forma dramática, dicen que esto es debido a la explotación descomunal del recurso y la falta de controles.

Todos los días, don Eugenio Pérez Acuña, pescador del sector de la tradicional Avenida Pacho Mario, mira hacia el río y ve con preocupación que la pesca, especialmente en estas recientes subiendas, es cada vez menor, afirma que la explotación desenfrenada del recurso, los está afectando enormemente.

“Pues este año ha sido variada la Subienda, ha habido pescado pero muy pequeño y el pescado pequeño tiene poco comercio, ha sido constante desde los primeros días de enero sobre todo nicuro y bocachico, uno que otro bagre y capaz, han subido unas cuatro puntas”, afirma el señor Pérez.

 

 

Dice que en sesenta años que lleva de pescador, mientras se despachaban en la zona de la Pacho Mario varios camiones cargados de pescado, ahora solamente y tras mucho trabajo, solo sacan una o dos canecas del conocido como ‘maná ribereño’.

“El problema que tenemos nosotros es que el pescado que llega es ‘colado’, porque por allá abajo tienen unos aparatos muy sofisticados, tienen trasmallos, chinchorras, barrederas, unos aparatos que les dicen ‘peludos’ y con eso cogen todo lo que es el bocachico y aquí ya no llega nada por eso lo que llega es colado, lo que se les pasa a ellos o sea lo más pequeño porque todo lo cogieron abajo", agregó.

Dijo que la pesca grande la realizan en la zona del Magdalena medio y en la que y prácticamente desde que el pescado sale de las ciénagas para buscar subir ya lo están atrapando y más en épocas cómo ésta en qué el río está con bajo caudal cerca a la costa atlántica.

"Antiguamente no se veía eso, yo alcancé a bajar hasta Puerto Berrío a buscar las puntas de nicuro y bajábamos a remo en una canoa, se pescaba era con pura atarraya y hoy en día por allá tienen esos aparatos sofisticados, dicen que hay un trasmallo tan grande que atraviesa el río de orilla a orilla y eso que por allá es mucho más ancho", afirma.

Dijo que esas formas de pesca no son permitidas que mientras los controles los ejercen en Honda a los Pescadores artesanales, aguas abajo no hay control, los que sí existían mientras estuvo el Inderena o el IMPA, incluso llegaban con el apoyo del ejército y de la policía a hacer los controles pero que ahora eso no se ve.

 

 

"Cuando estaban las entidades que controlaban la pesca, al que encontraban pescando en horas no permitidas o en medio de la veda de pescado, se lo decomisaban y había sanciones, acá en  puerto de Honda llegamos a sacar hasta 2 mil 800 zartas de diez pescados y recuerdo que se vendía muy barato, la subienda ahora no es lo mismo, hoy en día uno no puede vivir de la pesca en el Rio Magdalena como antes, nos ganamos por ahí unos pesos pero ya no es lo mismo", dijo.

Concluyó diciendo que en la Avenida Pacho Mario, se cargaban camiones con pesca de día y de noche pero que eso ya pasó y que como no se frenan ni se controlan las malas prácticas de pesca, la Subienda se va a acabar.