|   06.Octubre.2022   |   Por:  
Héctor 'El Gato' Gómez

Video: en medio de la tristeza por el crimen del niño Esteban, comunidad realizó una sentida velatón

Crédito: 
Gato Gómez ECOS DEL COMBEIMA
Velotax
Vecinos de la localidad de Usme se unieron en oración, mostrando total rechazo por el crimen del niño Esteban. Ecos del Combeima los acompañó.(foto).

Aires de tristeza se vivieron en las calles de la localidad quinta de Usme al sur de Bogotá, durante la ve latón que se celebró hace pocas horas donde la comunidad representada por niños, madres de familia, adultos mayores, comerciantes y unidades de la policía, se unieron en oración mostrando su total rechazó frente al lamentable y repudiable hecho donde Gabriel Enrique González, padre del menor Gabriel le arrebató la vida.

Una de las vecinas de la zona quien portaba una bomba blanca con un fino hilo y quien cada vez que repetía a grito entero “un niño no se toca, queremos justicia”, elevaba su mirada al cielo pidiéndole al Todo Poderoso que por favor la escuchara, para que este hombre fuera castigado por este atroz acto.

La caravana de vecinos quienes caminaban desordenadamente por las vías salieron desde el barrio Sierra Morena de Usme al sur de la capital, protegiendo que sus lamparillas que alumbraban su camino no se fueran apagar.

La brisa y el fuerte helaje que golpeaba a la ciudad en especial en Usme, no fue impedimento para que los presentes en especial los niños y compañeritos de colegio de Gabriel, caminaran con las pancartas que ellos mismos hicieron con cartulinas blancas y donde plasmaron su dolor a través conmovidas frases:  “un angelito más en el cielo… me arrancan un trozo muy grande de mi corazón y me obligan a seguir viviendo sin ti. Hoy alzamos nuestra voz de protesta … tu sonrisa estará presente en nuestra comunidad por siempre, ni uno más, a un niño no se toca se respeta”.

La velatón se detuvo unos minutos a pocos metros del colegio donde estudiaba el pequeño angelito y con una corta pero muy sentida oración del párroco de la zona, elevó una plegaria al cielo por el eterno descanso del alma del niño Gabriel Esteban Cubillos Rodríguez. 

Todo terminó en un completo silencio y lentamente los vecinos regresaron a sus hogares llevando en su corazón la tristeza por ocurrido.