|   11.Junio.2021   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Defensa del mayor Molano y Procuraduría pidieron retirar los medios de audiencia del caso Santiago Murillo

Crédito: 
Suministrada
Finalmente tras un debate sobre la transparencia del proceso y un supuesto riesgo a la seguridad nacional, la juez del caso ordenó retirar a los periodistas y limitar el acceso a la información.
Velotax

Una nueva diligencia judicial se cumplió en horas de la tarde de hoy en el caso que involucra a un oficial de la Policía Nacional, por el presunto homicidio del joven Santiago Andrés Murillo Meneses, acontecido el pasado primero de mayo en la carrera quinta con calle 60 de la ciudad de Ibagué, todo en el marco de las manifestaciones y protestas en el Paro Nacional.

Así las cosas, tras la entrega voluntaria del mayor Jorge Mario Molano Bedoya, integrante de la Policía Metropolitana a la Fiscalía General de la Nación en la ciudad de Bogotá, desde el pasado 9 de junio se iniciaron las diligencias judiciales virtuales, ante la juez Quinta Penal con Función de Control de Garantías de la ciudad de Ibagué.

Sin embargo, desde el primer momento la defensa del mayor de la Policía, en cabeza del abogado Majer Abushihab, solicitó que la diligencia judicial se realizara con total reserva, lo que significaba el retiro de todo el público, incluyendo a los medios de comunicación. Situación que ante los ojos de la ciudadanía y los medios masivos de la información, se consideró como un claro caso de censura y limitación a la libertad de prensa frente a un caso tan delicado.

Vale la pena señalar que al consultarse con el Ministerio Público, la defensa, la Fiscalía y al representante de las víctimas, ninguno se opuso a la solicitud de retirar el público, de tal forma que la juez Paloma Cardozo, aceptó la privacidad de la diligencia y ordenó que los integrantes de los medios de comunicación se salieran de la sala.

En esa oportunidad ante la juez del caso, se cumplió la primera parte de la audiencia concentrada, correspondiente a la legalidad de la captura. 

Por su parte, el día 10 de junio, se dió continuidad a la audiencia de imputación de cargos, a través de la cual se le achacó el delito de homicidio agravado al mayor Jorge Mario Molano, pero él no acepto el mencionado señalamiento.

Por todo lo anterior, para hoy en horas de la tarde se pactó la audiencia en la que se definirá si el mayor Molano deberá ser llevado a las instalaciones de un centro penitenciario o por el contrario podría seguir su defensa en libertad.

No obstante, previo al inicio de esta última etapa de las audiencias concentradas, se dio paso a un acalorado debate en el que se habló de la presencia de los medios de comunicación en esta diligencia judicial. En medio de éste, el abogado del uniformado manifestó que iba a revelar presuntas informaciones que comprometían a la seguridad nacional, las cuales no podían ser expuestas al público. De ahí que solicitó retirar a los periodistas. Ésto en aras de la defensa del mayor.

Así mismo, la delegada de la Procuraduría, la doctora Clara Ubaque, argumentó que la presencia de los medios de comunicación y la información que fuera revelada dentro del proceso, podría generar alteraciones del orden público y una situación de desorden social, por lo cual también solicitó a la juez que no se conocieran los pormenores del proceso judicial que debería ser público. Según ella, no es saludable que la ciudadanía se entere de los detalles del caso porque esto podría generar desmanes.

De este modo, la procuradora pidió que sólo se entregaran algunos detalles básicos del proceso para que no se fuera a apelar a una supuesta censura de la información.

Contrario a esto, el abogado Miguel Ángel del Río, defensor de las víctimas, trato de demostrar la importancia de la transparencia de este proceso y la vitalidad de la información de primera mano para que los periodistas puedan transmitirla a la ciudadanía. Más aún cuando se trata de un caso tan delicado que desde un primer momento tuvo trascendencia nacional.

Pese a todo lo expuesto con anterioridad, la juez Quinta Penal de la ciudad de Ibagué, decidió mantener el grado de privacidad de la diligencia y una vez más ordenó que fueran retirados todos los medios de comunicación y el público en general.

Por lo tanto, a esta hora continúa la audiencia en la que se definirá la libertad del mayor Molano, pero sólo se conocerá el resultado de la misma hasta que esta se dé por terminada.