Alexa
Gana Gana
Colpatria

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 26.Mayo.2020
Inacar
  |   30.Marzo.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Capturaron y judicializaron al primer ibaguereño por violar el toque de queda

Crédito: 
Suministrada
El primer capturado por esta conducta en la capital tolimense, fue presentado ante un juez con función de control de garantías quien lo dejó en libertad al no presentar antecedentes. Sin embargo el muchacho deberá seguir vinculado al proceso judicial. 
Universidad de Ibagué

Se trata de Jeiber Camilo Escobar de 18 años de edad, quien fue sorprendido por parte de los cuadrantes de la Policía Metropolitana de la ciudad de Ibagué, momentos en los que transitaba sobre la calle 96 entre carreras tercera y cuarta del barrio Jardín Santander, sin ningún tipo de justificación. 

Luego de ser abordado por los patrulleros, se pudo establecer que el ciudadano no tenía argumentos para estar violentando el toque de queda decretado por el Gobierno Nacional, de tal forma que lo trasladaron hasta la estación de policía del Jardín, donde lo sancionaron con la aplicación de un comparendo. 

Sin embargo, al verificar sus datos en la base de datos de la Policía, se pudo establecer que días atrás este ciudadano ya había sido sancionado en dos oportunidades, de tal forma que se procedió a capturarlo por ser reincidente en no acatar las disposiciones emitidas por la presidencia de la República. 

De este modo, Jieber Camilo Escobar Hernández fue dejado a disposición de la Fiscalía 19 local de Ibagué, donde se iniciaron los trámites para su judicialización por el delito de violación a las medidas sanitarias, contemplado en el artículo 368 del Código Penal de nuestro país.

Vale la pena señalar que la audiencia de legalización de captura de este ciudadano se realizó de manera virtual, a través de video conferencia, con el fin de atender las recomendaciones sanitarias emitidas por las autoridades, garantizando el derecho a la salud al capturado y a las demás partes intervinientes en esta diligencia judicial.

Finalmente el joven fue dejado en libertad al no registrar antecedentes, pero deberá seguir vinculado al proceso que lo podría llevar a afrontar una condena entre los cuatro y los ocho años de prisión.