Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 28.Noviembre.2021
Velotax
  |   11.Agosto.2021   |   Por:  
Gerardo Gómez

Mujer en estado de embarazo se encadenó a las puertas del IBAL y su reclamo fue atendido

Crédito: 
Suministrada
El caso se presentó este martes en horas de la mañana cuando Diana Reyes junto a su esposo se encadenó en la sede que la empresa tiene el edificio F-25 de la carrera quinta con calle 41 de Ibagué.

El viacrucis que ha tenido que vivir junto a su esposo y su pequeño hijo inició desde hace más de 4 años y un infierno han sido los últimos 4 meses, luego que desde el mes de abril tuvieran que abandonar la casa que con mucho esfuerzo habían adquirido desde hacía 10 años en la Séptima etapa del barrio Jordán, ubicado en la comuna Cinco de Ibagué.

Cuenta doña Diana que todo comenzó con los malos olores que salían por los sifones y desagües de la vivienda ante lo cual y en reiteradas ocasiones debió acudir a la empresa IBAL para que le dijeran que había un daño generalizado en el alcantarillado del sector y que además, por debajo de dónde habían construido anteriormente el garaje de la casa, había una caja de recolección de aguas negras y por lo tanto era dispendioso y demorado el hecho de tener que realizar obras para corregir el daño de las redes de en la zona, con el tiempo las cosas empeoraron más cuando en época de lluvias las aguas se rebosaban y salían por los tomacorrientes, se devolvían por los sifones, por en medio de las paredes lo que convirtió su hogar en un verdadero infierno lleno de malos olores y ambiente nauseabundo.

"Este caso nos afecta totalmente a la manzana 93 del Jordán Séptima etapa, tengo cinco  meses de gestación y desde el mes de abril por mi embarazo, tuvimos que abandonar la vivienda puesto que por los olores nauseabundos debido al daño del alcantarillado del sector, ni siquiera podía entrar a mi vivienda, me daban muchas náuseas y vómitos por estos malos olores y en repetidas ocasiones tuve que acudir a la clínica debido a problemas respiratorios, desalojamos la casa porque él alcantarillado grande del IBAL pasa debajo de ella, cuando la compramos no nos percatamos de esta situación y hubo el daño precisamente en nuestra vivienda, precisamente por todos lados salen aguas negras, por los enchufes, por los sifones, por las rejillas, por las paredes, es como si todas las aguas negras de la parte alta del Jordán precisamente llegarán hasta nuestra vivienda y se esparcieron por todos los rincones" explicó doña Diana.

Afirmó que en principio la problemática se presentaba sólo cuando llovía pero con el tiempo se fue incrementando junto con los malos olores y tras realizar una reunión entre los representantes del IBAL y la comunidad, hubo el compromiso de que iban a sacar el alcantarillado hasta la vía y se encargarían de corregir la situación que iniciarían los trabajos en un término de quince días, por lo tanto,  los propietarios deberían romper en sus residencias y cambiar las acometidas lo cual después de casi 5 meses, nunca sucedió porque la obra no la iniciaron.

"Cómo llamamos mucho a la empresa pero nunca nos volvieron a contestar, entonces con mi esposo tomamos la decisión de encadenarnos al IBAL que ya la situación se complicó puesto que llevamos 4 meses pagando arriendo y fuera de eso, no podemos volver a la casa puesto que ya cambiamos el alcantarillado pero no tenemos dónde conectarlo nuevamente, se comprometieron que mañana van a iniciar actividades en el sector y estamos a la espera, firmamos unos compromisos nos dijeron que no lo habían podido hacer porque había otras emergencias en la ciudad pero cada miércoles nos decían que iban a empezar las actividades, nunca nos volvieron a responder y por eso tuvimos que vernos abocados a la penosa situación de hacer esa actividad en manera de protesta como último recurso" concluyó.

El IBAL ahora sí cumplió

Al cierre de la realización de esta nota consultamos a la señora Diana quien nos manifestó que evidentemente, hoy la empresa inició trabajos, llegó personal de la empresa y maquinaria para excavación y levantamiento de tierras, esperan que luego de haberse generado un compromiso firmado, por fin la tortura de tener que vivir en medio de la inmundicia y los malos olores se les soluicione.

Escuche a Diana Reyes: