Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 25.Septiembre.2021
Velotax
  |   06.Octubre.2020   |   Por:  
Gerardo Gómez

Usuarios de EPS Medimás y Nueva EPS viven viacrucis para reclamar medicamentos

Crédito: 
Gerardo Gómez
Econoticias de Ecos del Combeima acompañó a los ciudadanos que denuncian cómo tienen que vivir largas jornadas de espera para que les entreguen los medicamentos formulados, los cuales en muchas ocasiones no están disponibles.

Diariamente en el sector de la Avenida Ambalá entre calles 33 y 34 de Ibagué, es numerosa la cantidad de personas que llegan al sitio denominado Disfarma Ibagué, desde tempranas horas en la madrugada para tener que esperar cuatro, cinco y hasta seis horas para que les sean entregadas las medicaciones que llevan inscritas en las órdenes firmádas por médicos y especialistas de dicha entidad.

Es permanente notar la presencia de adultos mayores, mujeres en estado de gestación y toda clase de personas paradas en el andén al frente de dicho local teniendo que soportar las inclemencias por el sol, la lluvia y sin siquiera una silla o sombra que los proteja en medio de la prolongada y a veces infructuosa espera, llegamos en horas del mediodía para encontrar un panorama es preocupante y que justifica el reclamo de los pacientes o usuarios.

“Estoy acá desde las cinco de la mañana y este servicio es malo, pésimo, atienden dos otrs personas cada media hora y es un servicio muy malo, tengo que reclamarle los medicamentos a una persona de 73 años usuario de Medimás y lo tengo sólo en la casa desde las cinco de la mañana porque no tengo quien lo cuide, dijo doña Mariela Guarnizo.

El llamado se hace a la Secretaría de Salud del Departamento, a la Secretaría de Salud Municipal y a las autoridades correspondientes para que medien, verifiquen y hagan presencia en dicha entidad para que se verifique la situación y que por lo menos les respondan a qué se deben las constantes demoras y lentitud en la atención en medio de estas condiciones.

 

“Desde las 6:30 estoy acá y necesitamos que se respete la fila y a todos los adultos mayores, madres con niños, personas enfermes y todos deben de esperar hasta cuando los quieran atender”, dijo Miriam Valencia; “un día llegué yo a las 2:30 de la tarde y eran las 3 y no me atendieron siendo que la atención está anunciada hasta las 4 de la tarde, pero desde las tres se niegan a despachar”, dijo Jessica Rodríguez.

Llama la atención que en esta fila que casi abarca una cuadra, no se respetan las distancia entre persona y persona, nunca sale un funcionario de Disfarma para hacer cumplir los protocolos de bioseguridad y a pesar que las personas están haciendo fila en la calle, tampoco hay atención prioritaria para tanto adulto mayor que llega a reclamar alguna medicación, muchas veces las personas despupes de tener una larga espera, les dicen que les quedan pendientes parte de los medicamentos y pareciera que nadie se interesara por el nivel de servicio.

“Soy domiciliario para adultos mayores de Ibagué y Venadillo y en tres días continuos he perdido la fila porque cuando está llegando uno a la puerta, sale una señora a decir que sólo sobran cinco fichas y a los que no alcancemos, nos dejan sin atender y si uno viene a reclamar medicamentos, es porque la gente los necesita y se los ordenó el médico, llegué a las 6:30 de la mañana, son las 12:15 y estaré saliendo de a la 1:30 o 2 de la tarde, es la peor Disfarma de Ibagué porque además si no han podido con atender a los pacientes de Medimás, mucho menos ahora atendiendo a los de la Nueva EPS”, dijo don Jorge Madrigal.

Es muy preocupante que no haya un trato digno para tanto adulto mayor que llega a solicitar sus medicamentos y que si están allá es porque muchos de ellos no cuentan con una persona que les haga la diligencia o con los recursos para poder cancelar un servicio de este tipo, los reclamos y quejas de los ciudadanos son muchos y el descontento es total, se le reitera a las autoridades y a las directivas de dicha empresa el llamado para que se le dé solución a esta problemática.

Econoticias de Ecos del Combeima acompañó a los ciudadanos que denuncian que tienen que vivir largas jornadas de espera para que les entreguen los medicamentos formulados, los cuales en muchas ocasiones no están disponibles.

Escuche el relato: