|   11.Junio.2020   |   Por:  
Camilo Patiño

"El rebrote sí es evitable": Juan Manuel Cordovez en torno al futuro del COVID-19

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Tomada de internet
Velotax
El ingeniero y biólogo de la Universidad de Los Andes dio a conocer en Econoticias cómo se ha pronosticado el comportamiento del virus por medio de modelos matemáticos.

En diálogo con Econoticias, el ingeniero y biólogo de la Universidad de Los Andes, Juan Manuel Cordovez, explicó en qué consiste el modelo matemático a través del cual se pronostica el comportamiento del coronavirus en el marco de la reactivación económica y la reapertura de instituciones educativas en Bogotá.

Según el académico, desde el comienzo de la cuarentena se puso en marcha una investigación con el objetivo de apoyar a las autoridades de la capital en la toma de decisiones. Sin embargo, como consecuencia de la extensión del aislamiento obligatorio, se decidió crear una nueva herramienta con el uso de datos y escenarios más actualizados.

"Lo ajustamos, consideramos algunas otras cuestiones importantes como el sistema de transporte masivo. Lo que estamos evaluando es el mecanismo de liberación gradual de sectores económicos que les permite a más personas retomar su trabajo", dijo Cordovez, y agregó que esa misma metodología podría ser implementada en Ibagué.

El caso de la capital

Como cerca del 50% de los ciudadanos están saliendo de sus viviendas para el desarrollo de actividades formales e informales, Bogotá podría alcanzar la totalidad de su capacidad instalada en centros asistenciales a finales del presente mes, motivo por el cual se necesitaría de una restricción mínima del 60%.

Otro aspecto analizado en el estudio tiene que ver con el rebrote, pues para que Bogotá evite una segunda ola que también exceda la capacidad hospitalaria, el 31 de agosto deberían estar recuperados al menos el 40% de los pacientes. De lo contrario, necesariamente habría que extender todas las medidas restrictivas.

Así las cosas, los centros educativos deberían programar un arranque presencial tardío cuyo aforo no supere el 50% en aras de evitar un posible rebrote. Además, tampoco podría generar confianza por las condiciones climáticas toda vez que el virus no estaría sufriendo mayores afectaciones en lugares que afrontan temporadas de sequía o calor.

"La población no ha adquirido una inmunidad grupal suficiente como para protegerse", puntualizó el  ingeniero y biólogo de la Universidad de Los Andes.