|   14.Julio.2023   |   Por:  
Alfonso Aya Roa

Inflación consolidó en junio su tendencia a la baja asegura ANIF

Crédito: 
Acción Latina
Velotax
El Niño aún es incierto, dado que dependerá de la intensidad del fenómeno meteorológico.

La inflación para junio se mantiene sobre la tendencia bajista que los analistas esperaban para la segunda mitad del 2023. 

Según la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, la lectura de inflación se ha dado gracias a la moderación en la demanda interna y la disminución de las presiones externas. 

Esto se ha hecho evidente en el precio de los alimentos, que en esta ocasión registraron su tercer mes consecutivo de inflación negativa, y siguen permitiendo la disminución del impacto sobre el bolsillo de los hogares colombianos, especialmente aquellos de menores ingresos. 

El centro de estudios económicos señaló que la importancia de los alimentos en los patrones de consumo en el país contribuye a que su disminución presione a la baja la inflación total (0.3%) y la posicione por debajo de la canasta de IPC sin alimentos (0.5%).

Los riesgos sobre el nivel de precio durante los siguientes meses son el encarecimiento de la gasolina, el precio de los arriendos y el fenómeno del niño. 

La canasta del IPC de energéticos registra una variación mensual, año corrido y anual por encima del total. La dinámica responde a las alzas progresivas en el precio de la gasolina, que se extenderá hasta que los precios internos coincidan con los internacionales. 

Aunque esto representa un riesgo inflacionario no despreciable, la moderación de precios de los alimentos da espacio para este tipo de ajuste que, además, es necesario para contribuir a la salud fiscal del país. 

El riesgo de El Niño aún es incierto, dado que dependerá de la intensidad del fenómeno meteorológico. No obstante, se espera que su efecto se vea materializado el próximo año, por lo que no debe representar una preocupación durante los próximos meses. 

Así mismo,se espera que las presiones regresivas sobre el precio de la inflación asociadas al efecto indexación, como lo es el arriendo efectivo, disminuyan durante los siguientes meses, contribuyendo a la consolidación de la tendencia bajista de la inflación y al cierre de brechas por nivel de ingreso. 

Es importante resaltar que las expectativas de inflación se siguen moderando, como consecuencia de menores presiones externas y de una buena gestión de la política monetaria local. 

Por lo tanto, si la tendencia se mantiene, no sería sorpresivo que las expectativas puedan anclarse nuevamente a la meta de mediano plazo del Banco de la República, lo que podría justificar el fin del ciclo contractivo de la política monetaria y disminuir las presiones sobre el dinamismo económico local.