|   04.Marzo.2022   |   Por:  
Ecos del Combeima

En el barrio Chicó (Salado) consumidores de estupefacientes tienen invadidas las zonas verdes

Crédito: 
Ecos del Combeima
Esta situación también se presta para cometer actos delictivos a plena luz del día.
Velotax

Muy desesperada se encuentra la comunidad del barrio Chicó, en el sector de El Salado por la invasión de delincuentes y consumidores de estupefacientes a parques y zonas verdes del sector. Y es que cuentan algunos ciudadanos que desde hace algunos meses estos espacios de recreación se han convertido en zonas de alto riesgo para propios y visitantes. 

Lo particular del caso según los vecinos del barrio es que las personas involucradas en estos hechos en su mayoría son jóvenes entre los 16 y 22 años, que en algunos casos vienen desde otros barrios para aprovechar la poca presencia de las autoridades en el sector y ubicarse en los puntos ciegos entre las zonas verdes para evitar ser sorprendidos por los policías que hacen sus rondas de vigilancia.

La situación es tan complicada que denuncian algunas personas que prácticamente después de las siete de la noche cualquier ciudadano que se encuentre en las calles se expone a ser atracado como ya ha ocurrido en especial con algunas mujeres del mismo barrio que fueron despojadas de sus pertenencias.

De igual forma los niños y adultos de la tercera edad no pudieron volver a asistir al gimnasio biosaludable por temor a ser atacados por los delincuentes. Por su parte más ciudadanos inconformes con la situación de inseguridad señalaron que estas personas pertenecerían a algunas invasiones ilegales que están ubicadas en sectores aledaños. 

Lo cierto es que frente a esta crítica situación algunos vecinos del sector decidieron exponer esta situación en los medios de comunicación, en este caso de manera anónima, ya que temen que los delincuentes tomen represalias en contra de ellos, asimismo piden a las autoridades un acompañamiento más constante y que de una vez por todas tomen acciones determinantes contra los delincuentes y así puedan recuperar algo de tranquilidad en el barrio.