|   01.Diciembre.2023   |   Por:  
Ecos del Combeima

Los secretos que se llevó a la tumba el exsenador Mario Castaño 

Crédito: 
Tomada de internet
Velotax
Esta semana, la Fiscalía abrió una investigación por el posible homicidio del dirigente liberal que murió en La Picota.

Aunque la primera hipótesis de la muerte del condenado por corrupción fue un infarto, la Fiscalía encontró pruebas que sugieren que se pudo tratar de un crimen en su contra.

La noticia del fallecimiento del ex senador Mario Castaño, que se registró el pasado sábado 18 de noviembre, tomó un nuevo rumbó luego que esta semana se conoció que la Fiscalía abrió una investigación sobre la causa de su muerte. 

Inicialmente se manejó la versión de que el dirigente liberal de Caldas, quien pagaba una condena de 15 años en la cárcel en la cárcel La Picota, había fallecido como consecuencia de un infarto ahora se investiga un posible homicidio.

Las Marionetas y sus tentáculos en el Tolima

El pasado 22 de noviembre se conoció que un expediente vincula a los senadores Carlos Abraham Jiménez, Ciro Ramírez, Carlos Fernando Motoa, Miguel Ángel Barreto en una trama de corrupción con el manejo de la contratación en el Departamento para la Prosperidad Social, DPS, durante el mandato del presidente Iván Duque, que es similar a la orquestada por Mario Castaño.

Es un misterio si antes de morir Castaño declaró sobre el sonado caso de corrupción en el DPS y la vinculación de otros dirigentes políticos regionales que tendrían influencia en la asignación de contratos para obras de infraestructura.

Por el escándalo de corrupción conocido como ‘Las Marionetas’, la Fiscalía General de la Nación procesa al periodista ibaguereño Andrés Ospina Rosales y Raúl Alfonso Cardozo Nuncira, a quienes les imputaron los delitos de concierto para delinquir lo mismo que interés indebido en la celebración de contratos, cargos que no aceptaron. 

La Fiscalía busca determinar si Andrés Ospina se benefició del contrato 'Tolima Varios', cuyo objeto es el mejoramiento de vías en placa huella por 8.994 millones de pesos; como también la cesión del contrato Córdoba – Circasia, en el Quindío.

A estas dos personas se les investiga por presuntamente haberse beneficiado irregularmente con contratos que ascienden a 25.436 millones de pesos.

De igual forma, se habrían beneficiado irregularmente con contratos en Quindío y Tolima. Uno de esos fue suscrito entre el Departamento Administrativo para la Prosperidad Social, DPS, y la Empresa 'Proyecta Quindío', con un valor mayor a los 49.000 millones de pesos destinados a mejorar vías secundarias.