Alcaldia
Gobernación
  |   28.Septiembre.2022   |   Por:  
Ecos del Combeima

Presuntos estafadores fueron judicializados por haber engañado a 28 personas

Crédito: 
Fiscalía
Aranzalez
En hechos aislados, el primer judicializado habría engañado a varias personas con el trámite de subsidios de vivienda, mientras que en el otro hecho, sería con la comercialización de vehículos particulares.
Velotax

La Fiscalía Seccional Tolima con su Policía Judicial CTI adscrita al Grupo de Estructura de Apoyo, esta semana logró la judicialización de dos hombres quienes al parecer habrían afectado el patrimonio económico de 28 personas que les confiaron su dinero a cambio de bienes y/o propiedades que nunca recibieron o que tenían alguna afectación financiera.

El primer caso es el de Jhon Fredy Díaz Cárdenas, imputado por una fiscal de la Unidad de Estafas de Ibagué por concierto para delinquir con fines de estafa agravada y falsedad en documento público contra 12 víctimas quienes perdieron alrededor de $50 millones.

El segundo caso es el de Joaquín Morales Lozano, asegurado por estafar a 16 personas por más de 700 millones de pesos con la falsa comercialización de vehículos, un delegado fiscal de la Unidad de Estafas de Ibagué le imputó cargos por estafa agravada, falsedad material en documento público agravado, fraude procesal y receptación contra 16 personas quienes habrían perdido la suma de $744.690.000.

Estafas con subsidios de vivienda y suplantación de funcionario 

Díaz Cárdenas fue detenido en Bogotá por su presunta relación con 11 hechos criminales, dos de ellos en el 2019 y nueve en el 2021, donde logró ilusionar a varias personas que creyeron que accederían a viviendas de interés social.

En complicidad con quien al parecer sería su esposa, abordaban a los ciudadanos con la falsa promesa de ayudarles a tramitar los subsidios para estas viviendas bajo el argumento de que ella trabaja en la Alcaldía de Ibagué.

Al parecer, la mujer habría usado ropa con distintivos de la administración municipal y en algunos casos citaban a las víctimas en las mismas instalaciones del ente gubernamental donde les hacían suscribir formularios de solicitud de subsidio, recibiendo a cambio sumas que oscilaban entre los 3 y 5 millones de pesos, entregando comprobantes para soportar los abonos que según las autoridades, tenían membretes falsos. 

Además, la Fiscalía logró determinar que incluso llevaban a las víctimas hasta el proyecto de vivienda Arboleda vía Picaleña, en donde les exhibían la casa modelo.

Estafas con vehículos

Entre el 2014 y 2022, Joaquín Morales Lozano habría engañado a 16 personas con la falsa comercialización de vehículos en los departamentos de Tolima, Valle del Cauca y Cundinamarca, los cuales tenían embargos o eran alquilados. El ente acusador le imputó 21 eventos de estafa, 19 de ellos agravados.

Uno de los casos más recientes está relacionado con la presunta estafa por el valor de $141.000.000 de propiedad de una persona a quien estafaría con la venta de tres vehículos en agosto de este año, de los cuales solo dos le fueron entregados, sin saber que habían sido alquilados en Armenia, Quindío.

Con respecto al negocio del tercer carro (camioneta), Morales, a principios de este mes obtuvo de manera ilícita la suma de $65.000.000 de su víctima, a quién engañó diciéndole que el vehículo avaluado en $110.000.000 lo tenía en Bogotá y estaba en remate de la DIAN.

Joaquín le habría dicho a este hombre que le entregara $65.000.000 y que cuando el carro estuviera en Ibagué le diera el excedente, todo para generarle confianza en él. La victima envió un empleado suyo con la suma en efectivo a Bogotá junto con Morales Lozano.

Luego de arribar a la capital colombiana, llegaron hasta las instalaciones de la DIAN en esa ciudad y salió una persona con carnet de esa institución y le mostraron la camioneta, por lo que el emisario entregó el dinero. Acto seguido le indicaron que iban al baño y que ya regresarían, pero jamás volvieron, perdiendo todo contacto con ellos.

Poco después se percataron que los otros dos vehículos habían sido alquilados en Armenia, Quindío, por Morales, los cuales ya contaban con una orden de inmovilización.

Ambos hombres fueron enviados a la cárcel luego de que ninguno de los dos aceptó responsabilidad alguna.