|   03.Diciembre.2023   |   Por:  
Carolina Toro

Nuevo inútil perfil para presidente de CCI

Alcaldía de Ibagué
Crédito: 
Suministrada
Velotax
Recientemente se conoció el perfil aprobado para el cargo de presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué.

Todo parece indicar que en la Cámara de Comercio de Ibagué quieren seguir los pasos de la Cámara de Comercio de Arauca. Recientemente se conoció el perfil aprobado para el cargo de presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Ibagué. 

Hay dos posibilidades: quieren declararlo desierto para mantener a Brian Bulla, conocido por su derroche, o ya tienen un candidato específico y, nuevamente, empezarán a "descabezar" candidatos competentes que no se ajusten a los deseos de poder de quien maneja la junta directiva. Suena muy extraño que el nuevo perfil del cargo solo exija un título universitario de pregrado sin especialización o maestría. Con la responsabilidad del cargo y el salario, debería exigir maestria. Sorprende también la ausencia de un requisito mínimo de inglés, crucial para los viajes internacionales que implica el puesto. 

En cuanto a la  experiencia, se exige que el nuevo presidente ejecutivo posea "Cinco (5) años de experiencia relacionada al ejercicio gerencial o de dirección de empresas que incluya la implementación de proyectos estratégicos en temas relativos a desarrollo empresarial, competitividad, emprendimiento, innovación y/o formalización empresarial. Experiencia en participación de juntas directivas locales o nacionales". 

Esto es absurdo, ya que en la Cámara de Comercio no se tomaron el trabajo de ajustar un perfil a las necesidades del gremio y la realidad de la región, sino que decidieron mediocremente copiar el perfil exigido para el mismo cargo en la Cámara de Comercio de Arauca. Con seguridad, en Arauca también le tenían nombre propio al cargo, y curiosamente, también con escándalos de derroche en viajes como ocurre en Ibagué. La presidenta ejecutiva elegida en 2019, con el mismo perfil que ahora la CCI copia, ha sido investigada por la Contraloría General de la República, encontrando un detrimento patrimonial causado por sus costosos viajes que, lejos de generar estrategias o planes de desarrollo y formalización, se convirtieron en el medio para satisfacer sus deseos de viajar con cargo al bolsillo de los empresarios de Arauca. La revista Cambio titula "Millas y millones: la presidenta de la Cámara de Comercio de Arauca se gastó 70 millones en cuatro viajes inoficiosos" y hace una recopilación de la justificación de cada viaje y las cuantiosas sumas de dinero gastado por la directiva. 

Al igual que en Ibagué, los empresarios no saben en qué se beneficiaron con cada viaje del señor Bulla y su junta directiva. La señora Lina Patricia Merchán, presidenta de la Cámara de Comercio de Arauca, se gastó 264 millones en cuatro viajes internacionales; en uno de ellos, por ejemplo, a Cancún, México, asistió a un Bootcamp de social media y lo justificó diciendo que necesitaba "ampliar mis conocimientos en redes sociales como Facebook, Instagram, TikTok y Youtube y las últimas actualizaciones, así mismo temas de imagen para vender mejor por redes sociales, técnicas para hablar frente a una cámara, realizar fotos para redes sociales que luzcan como revista". 

No es un chiste, es real lo que afirma esta señora, razón por la cual, después de la investigación, la Contraloría no halló evidencia de beneficio alguno tanto para el gremio como para sus afiliados. Para el caso de Ibagué, la situación se agrava al recordar los gastos de viaje cuestionables del actual presidente ejecutivo y la junta directiva, superando los 400 millones de pesos. Es lamentable que la ciudad no se escandalice por ello y no reconozca el impacto positivo que puede generar una Cámara de Comercio bien gestionada con un presidente ejecutivo  con competencias altamente desarrolladas, que le permitan cumplir con éxito su función. Siempre los amigos del cuestionado empresario que maneja a su antojo el ente cameral,  siguen eligiendo a los miembros de junta directiva que él dice y al final no pasa nada. Es una verdadera lástima ver que no haya posibilidades de mejorar el perfil del presidente ejecutivo. Con este nuevo perfil, le cierran la puerta a personas muy preparadas y con capacidad de ejecutar una muy buena gestión, pero como no son amigos del empresario que maneja los hilos de la CCI, seguramente tendrán pocas o nulas posibilidades. 

Es claro que un profesional competente no se prestaría para las jugaditas de un sector de empresarios mezquinos que no piensan en región sino en acumular poder. Difícilmente encontrarán en Ibagué una persona que cumpla con ese perfil, aparte de mí persona; con humildad lo digo, no conozco a alguien que viva en Ibagué y haya tenido más de 5 años de experiencia en la dirección de empresas y proyectos que se definen en el perfil y lo más absurdo, que hayan tenido experiencia como miembros de una junta directiva. 

Este último requisito le cierra las puertas a muchos. Resulta ridículo que la junta directiva exija esto, cuando con seguridad, la gran mayoría ni siquiera sabe cómo se gestiona una junta y no se preocupan por aprender. Si bien es cierto que, tener experiencia en la dirección de empresas es valioso porque permite conocer el sentir del agremiado, no me parece que deba ser un requisito indispensable y excluyente. Entonces, ¿un empresario exitoso podría dirigir bien el gremio? Lo dudo, si fuera así, Maradona, por ejemplo, habría sido el mejor director técnico de fútbol, o Guardiola no habría podido ser el coach que hoy en día es. Estos requisitos son un absurdo y una burla para quienes de verdad le apuestan a trabajar por la región de forma independiente y, una vez más, queda demostrada la mediocridad del ente cameral que ni para hacer un perfil ajustado a la región sirve y encontró mucho más fácil copiar el de otra Cámara de Comercio. 

Mi solidaridad con los aspirantes que ven truncada su opción de participar, pues es un ejercicio interesante. Yo cumplo plenamente con el perfil y podría estudiar la posibilidad de participar para probarles de nuevo la burla que le hacen a la ciudad. Son unos indolentes, atrevidos e irrespetuosos con los profesionales de la ciudad y con los comerciantes de la región.