|   28.Enero.2022   |   Por:  
Andrés Currea

El cuarto pico

Andrés Currea
Crédito: 
Ecos del Combeima
Velotax
Aún y a pesar de los grandes resultados de la vacunación hay personas que se niegan a aplicarse el biológico exponiendo cualquier cantidad de argumentos sin soportes científicos.

Dos años después la pandemia por Covid-19 sigue azotando a la humanidad. Esta vez la variante ómicron ha sido la responsable del aumento exponencial de contagios, hospitalizaciones y un repute en las muertes. Pero no es solo este linaje, es también los que se han negado a vacunarse, el relajamiento y/o descuido en los protocolos de bioseguridad que han contribuido negativamente a la actual situación sanitaria.

Se estima que en Colombia el 95% de los enfermos por covid se han contagiado con la variante ómicron, lo que demuestra que es la predominante sobre las anteriores y que a pesar de ser menos letal no solo por su estructura genómica, sino por el eficaz efecto de las vacunas, ha encendido las alarmas luego de presentar altos números de contagiados, hospitalizados y muertes en todo el mundo. 

Aún y a pesar de los grandes resultados de la vacunación hay personas que se niegan a aplicarse el biológico exponiendo cualquier cantidad de argumentos sin soportes científicos que han abierto la ventana para el virus circule entre nosotros. Casos como el del tenista Novak Djokovic, que por su testarudez no pudo jugar el Abierto de Australia, y causó un gran escándalo en ese país, ejemplifica con claridad lo que ocurre con miles de ciudadanos que renuentes a la inmunización se convierten en víctimas y vehículos del covid-19 y todas sus variantes. 

En nuestro país la situación por ahora no se ha desbordado como en anteriores picos de la enfermedad, hay sin embargo ciudades que presentan altos niveles de ocupación en unidades de cuidado intensivo y un repute en las muertes, hecho que preocupa pues en las últimas semanas el promedio de decesos está por los 180 por día. Es claro que la vacunación ha sido efectiva, es claro también que en este aspecto el Gobierno Nacional, ha hecho las cosas bien y las cifras de vacunados que deben mejorar pronto, no solo por la asistencia de los ciudadanos a los puntos de vacunación, sino por la pronta llegada de más dosis. 

En Ibagué y el Tolima, la tarea de la vacunación se puede calificar como un éxito, la planificación y las estrategias han permitido que las cifras de inmunizados sean satisfactorias, incluso en varios municipios ya se alcanzó el porcentaje que logra la inmunidad de rebaño. Estas positivas cifras permiten que el coletazo de este cuarto pico no afecte de gran manera a la población de esta sección del país.

No hay que perder de vista que se debe continuar con el autocuidado, máxime cuando los niños de colegios privados y públicos ingresaron en prespecialidad, es clave utilizar correctamente el tapabocas, lavar las manos con frecuencia y ante los primeros síntomas gripales asilarse de manera voluntaria y responsable para evitar mayores contagios. Algunos expertos sostienen que quizás este sea el principio del fin de la pandemia, y para que ello pase debemos vacunarnos, cumplir con los esquemas completos y mantener las medidas.