Alexa
Gana Gana
M30

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 19.Octubre.2019
Belvedere
Pinto
  |   06.Junio.2019   |   Por:  
Alberto Delgado

Plástico primera entrega

Platico en los rios
Crédito: 
Tomada de Internet
Las Naciones Unidas advierten que con el uso indiscriminado de este fatídico producto, para el año 2050 habrá más plástico que peces en el mar, y no es simplemente una alegoría, más de 8 millones de toneladas de plástico llegan al mar cada año. Por: Alberto Delgado.

La palabra plástico deriva de plasticidad, por la capacidad que tiene el material de deformarse sin romperse. Se menciona que el primer plástico se inventó en EUA, en 1860, pero fue hasta 1930 cuando se empezaron a crear los polímeros que actualmente se utilizan en la industria.

La materia prima del plástico proviene principalmente del petróleo, este se polimeriza mediante condensación y adición, luego se le agregan aditivos para mejorar la resistencia y la estabilidad y por último se realiza el diseño y acabado de acuerdo a lo que se desee producir.  

Existen varios componentes que se utilizan para la fabricación de productos con este material:

Polietileno: Es de los más conocidos ya que con este se fabrican las bolsas que todos conocemos.

El Poliestireno: Se conoce como PP. Es opaco, muy duro y resistente.

El Polipropileno. Se designa como PS. Es más frágil y se puede colorear. Algunos lo llaman material de pasta.

El Policloruro de vinilo. Conocido como PVC. Muy versátil, estable y duradero.

Las poliamidas. Designadas como PA. La más conocida es el nylon.

Los acrílicos. Son polímeros en forma de gránulos. Se usa para letreros, gafas protectoras y otros objetos.

Pero ¿Qué tienen en común estos productos? Que la mayoría de ellos como son derivados del petróleo, no son biodegradables. Erróneamente se piensa que los plásticos se biodegradan, pero lo que realmente sucede es que después de muchos años (cientos de años), estos productos pierden su forma, pero sus moléculas se mantienen, en conclusión no se biodegradan, simplemente cambian de forma, (se degradan, pero no se biodegradan). Es aquí en donde radica uno de sus principales problemas, se vuelven tan pequeños que se pueden introducir en cualquier parte (hoy se encuentran estas moléculas incluso en la sangre humana), y llegan allí a través de los alimentos que consumimos. En otras palabras estamos contaminados por fuera y por dentro. El problema de esto reside en que de acuerdo a investigaciones científicas se demostró que todos los plásticos pueden liberar sustancias químicas si están rotos o toman calor. Dichas investigaciones afirman de manera contundente que, a ciertos niveles de exposición, algunas de las sustancias químicas de estos productos, como el bisfenol A (BPA) pueden causar cáncer en las personas. Para ponerlo en términos coloquiales, el uso de plásticos produce cáncer (y ahora nos preguntamos por qué esta enfermedad es una de las peores pandemias de la humanidad)

Nuestros ancestros utilizaban fibras naturales para construir los objetos que permitían transportar otros objetos, ejemplo de ello son las mochilas de fibra natural, el famoso canasto de hacer mercado, incluso el papel fue utilizado como bolsa para empacar alimentos, pero con el advenimiento de la bolsa plástica, más barata y maleable, esta fue desplazando las fibras naturales y se empezó a utilizar de forma indiscriminada. Es así como hoy, casi todos por no decir todos los productos del planeta tierra han pasado de una u otra manera por una bolsa plástica.

Las Naciones Unidas advierten que con el uso indiscriminado de este fatídico producto, para el año 2050 habrá más plástico que peces en el mar, y no es simplemente una alegoría, más de 8 millones de toneladas de plástico llegan al mar cada año, algo así como si cada minuto se vertiera un camionado de plástico. En otras palabras, mientras usted lee esta columna, el mar está recibiendo más de 20 toneladas de este producto contaminante y cancerígeno. Luego de terminar de leerlo otras 20 toneladas y así sucesivamente.

Precisamente por esta situación, la Unep (Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente por sus siglas en inglés), le propusieron a gobiernos y organizaciones internacionales tomar medidas para contener el uso indiscriminado de bolsas plásticas (principal contaminante del mar), y que actualmente amenaza de manera directa a más de 600 especies de animales marinos y en general a toda la forma de vida en los océanos. El objetivo es que los gobiernos, las empresas y los consumidores reduzcan la producción y utilización de este material tan extremadamente nocivo para la salud del planeta y todos quienes lo habitamos.

Si bien es cierto que desde el año 1970 ya se advertía de este problema en los océanos, fue hasta hace muy poco en el año 2014 cuando la Unep hizo su anuncio sobre la grave situación. En conclusión, tardamos 44 años para hacer sonar la alarma, a pesar de que ya se conocía del grave problema que se avecinaba. (Eso que somos los racionales del planeta… qué tal que no).

Es por ello que muchos gobiernos del mundo prohibieron tajantemente el uso de bolsas plásticas, en otros países las cobran a un precio muy alto y en Colombia… En Colombia nuestros honorables congresistas aprobaron una ley para que en los supermercados las cobren a la estruendosa cifra de 20 miserables y devaluados pesos. (Otro pésimo chiste al que nos tiene acostumbrados el poco distinguido congreso colombiano). Es por ello que en Colombia en lugar de disminuir el uso de este fatídico producto, su consumo aumenta exponencialmente.

La próxima semana continuaré con la segunda entrega y les daré más datos espeluznantes del plástico que tanto se utiliza diariamente en nuestros hogares.

ALBERTO DELGADO CORTÉS

Economista

MBA Magister en Administración de Empresas con especialidad en Sistemas de Gestión de Calidad - Chile.

Profesor investigador Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad del Tolima

Asesor académico pasantías nacionales e internacionales 

Ponente a nivel internacional UNAM México – Universidade Veiga de Almeida Rio de Janeiro, Brasil.

*Las ideas plasmadas en este documento no comprometen a la Universidad del Tolima, solamente son responsabilidad del  autor.