Alexa
Gana Gana

790 AM

IBAGUÉ - COLOMBIA, 03.Agosto.2020
Inacar
  |   17.Febrero.2020   |   Por:  
Miguel Angel Figueroa

Una banda internacional estaría detrás del triple homicidio anoche en Ibagué

Crédito: 
Suministrada
Ecos del Combeima revela detalles desconocidos de la situación. Con una recompensa de 10 millones se busca localizar a los sicarios que protagonizaron el fuerte tiroteo. Las autoridades han dispuesto de un grupo especial de la Sijín y la Sipol para tratar de identificar, capturar y judicializar a los responsables. 

Tras el hecho sicarial registrado anoche en el norte de la ciudad de Ibagué, las autoridades han ofrecido una recompensa de 10 millones de pesos, para quien suministre información que permita esclarecer plenamente los móviles y autores de la novedad en materia judicial. 

Según la información suministrada por las autoridades, todo indica que se trata de un hecho aislado que tuvo como escenario la capital tolimense, pero que aparentemente venía siendo planeado desde el país vecino de Venezuela. 

En la línea investigativa que se ha logrado ejecutar por parte de las autoridades, se evidencia que dos de las victimas junto a su núcleo familiar y algunos trabajadores, habían llegado a la ciudad de Ibagué desde el pasado 10 de febrero, tratando de refugiarse y evitar la persecución que les estaban adelantando en la capital del país donde residían. 

Fue así que al ser ubicados en Ibagué, cuatro sicarios a bordo de dos motocicletas alcanzaron el vehículo Chevrolet Sonic con rines de lujo donde viajaban las víctimas, para dispararles indiscriminadamente, de tal forma que le causaron la muerte a tres de los cuatro ocupantes del vehículo. 

Como lo habíamos anunciado, dos de las tres victimas eran de nacionalidad venezolana, mientras que el otro era un colombiano, quien habia vivido durante años en Maracaibo. 

Detalles desconocidos 

Esta redacción pudo establer que las personas objeto del atentado habían llegado desde Bogotá tratando de alejarse de la persecución que les estaban realizando, hospedándose inicialmente en la finca campestre de razon social La Colina, ubicada en el sector del Totumo. 

Recordemos que las personas fallecidas fueron identificadas como:

Luis Fernando Moreno Villanueva, quien recibió más de 12 impactos de bala. A este colombiano de 22 años lo conocían como El Pluma. Era natural de Barranquilla, pero vivió y se casó en Venezuela. 

Giovanny Alberto Parra, venezolano de 57 años, recibió más de cinco impactos de bala en el pecho. 

Diego Parra Pacheco, adolescente de 16 años, recibió tres impactos de bala, de los cuales uno impactó en su cabeza y otros dos en el abdomen. (Él era hijo del señor Giovanny Alberto Parra). 

Por su parte, la cuarta persona identificada como Gustavo Javier Ruiz Rada, venezolano de 20 años, resultó herido luego de recibir nueve impactos de bala, de los cuales seis fueron en las piernas y tres más en los brazos. Este joven a esta hora se recupera satisfactoriamente en un centro asistencial, bajo la protección de la Policía Metropolitana. 

Así mismo, las esposas de las víctimas y otro hijo del señor Giovanny, están bajo la protección de la fuerza pública en esta capital, teniendo en cuenta que presentan un alto grado de riesgo. 

En entrevista con el único sobreviviente del atentado, se conoció que a la hora de los hechos se dirigían hacia el lugar donde se estaban alojados, luego de realizar la compra de algunos objetos personales en el sector. 

De igual forma que se conoció que el atentado posiblemente estuvo liderado por una estructura internacional conocida como 'Los Insoportables o Los Internacionales', la cual opera en Venezuela, pero que se dedica al cobro de vacunas y extorsiones a ciudadanos venezolanos que residen en Colombia. 

Por ahora se avanza en la investigación,  trabajando de forma articulada con la Sijín de Bogotá, para cruzar informaciones que permitan conocer más detalles de la situación. De igual forma, se pudo establecer que ya se tienen los videos de algunas cámaras de seguridad, los cuales también hacen parte del material probatorio. 

Por ahora se pide a la ciudadanía tener presente la recompensa de 10 millones de pesos, para que entreguen información que permita ubicar a los responsables.